Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies ×

La Quiniela como inversión

¿Es la Quiniela azar o se puede plantear como inversión?

En todos los juegos de azar, como Euromillones, Bonoloto o Primitiva, el porcentaje de aparición de cada número tiene a igualarse. Las apariciones del 1,2,3….49 son muy similares y el peso probabilístico de cada número tiende a igualarse. Esta pauta no se da en la Quiniela ya que si utilizamos un dado para elegir nuestros pronósticos en cada partido veríamos que el porcentaje de aparición de cada signo «1»,«X» y «2» seria aproximadamente del 33%. Pero los resultados de la Quiniela de cada jornada no dependen del azar en su totalidad, sino que dependen en gran parte de equipos, jugadores, entrenadores….etc, y en definitiva de lo que se denomina lógica deportiva que impide que los resultados se igualen en porcentaje de aparición.

Si comprobamos la historia de la liga se constata el peso probabilístico de cada signo «1»,«X» y «2» a lo largo de las temporadas. Los porcentajes reales se alejan del 33 % que nos marca el azar, y se aproximan al 84% en el caso del «UNO» al 11% en el caso de la «X» y el 5% en el caso del «2».

Si disponemos de un presupuesto limitado para jugar a la Quiniela, la mejor opción es plantear una quiniela de resultados lógicos pero sin demasiadas posibilidades de obtener un acierto de calidad. Si disponemos de un presupuesto abultado para jugar a la Quiniela, la mejor opción es hacerlo a través de un grupo de inversión en Quiniela, Club, Peña o asociación de jugadores. En tal caso, evitaremos la pérdida total o parcial de nuestro presupuesto e incluso obtendremos una rentabilidad a nuestra inversión.

La Quiniela como inversión

Al igual que cuando se invierte en un mercado de valores, en un mercado de futuros o en los más recientes Warrants o en productos de renta variable, se puede invertir en la quiniela buscando obtener una rentabilidad a nuestra inversión con un riesgo igual o menor al obtenido en esos productos financieros citados. Además la inversión en la quiniela se puede realizar individualmente o se puede formar parte de una inversión colectiva (fondo o club), que ofrezca seriedad y busque obtener los mejores resultados.

El criterio al rellenar la quiniela depende de cuánto se invierte. Si se hace una apuesta de 10 euros se debe ir a los resultados lógicos, (Barcelona y Real Madrid a signo fijo) y el resto es casi puro azar.

Si se realiza una apuesta intermedia de 5.000 euros, nos permite elaborar un método estadístico que nos permita reducir el segmento de columnas jugadas hasta un número rentable, teniendo en cuenta la inversión en relación a los premios. En tal caso, se debe evitar los resultados más probables y se debe buscar los resultados que pueden generar premios medianos o mayores, evitando realizar una jugada con signos imposibles o muy improbables.

Si se realiza una apuesta elevada (20.000-50.000 euros), se puede buscar resultados menos probables junto con resultados muy improbables y obtener así una rentabilidad aún mayor a la de una apuesta intermedia.

Pero las posibilidades de éxito en una inversión en quiniela, dependen además de la cuantía de la inversión, del mantenimiento de esa inversión en el tiempo. Así cuanto mayor sea la inversión mantenida en el tiempo, mayor será las posibilidades de obtener premios medianos o premios mayores. Todo ello sin perjuicio de establecer unos limites de cuantía, puesto que una combinación para asegurar el pleno al 15 nos costaría 7.174.453,50 euros cuando la media del premio de máxima categoría está en torno a los 450.000 euros.

En resumen una buena filosofía es apostar en contra de lo que apuestan la mayoría de los jugadores y apostar en pronósticos en los que su probabilidad conjunta no sea demasiado baja.

Pero además cuánto mayor tiempo mantengamos nuestra inversión más estable será la rentabilidad que se obtenga y menor riesgo se asumirá.

Una ver determinada la cuantía de la inversión, y el tiempo en el cual vamos a mantener la inversión para sacarle la mejor rentabilidad, debemos tener en cuenta la forma de elegir las combinaciones y establecer el componente subjetivo y objetivo que vamos a aplicar a nuestra forma de elección.

A la hora de elegir las combinaciones lo más racional es apostar por lo más probable, pero no es así. Debemos minimizar el componente subjetivo y maximizar el objetivo. Si apostamos a lo más probable habrá muchos acertantes y el premio a repartir será tan reducido que no nos permitirá recuperar nuestra inversión. Por el contrario si apostamos todas las jornadas por los resultados más sorpresa, será tan improbable que suceda que tampoco recuperaremos nuestra inversión.

La conclusión en la cual nuestro equipo técnico se basa, es que, lo más racional para sacar rentabilidad en la quiniela es hacer pronósticos que no sean los más probables ni los más improbables. Se busca hacer aquellos pronósticos que maximicen la Esperanza Matemática buscando las sorpresas justas y necesarias que son las más rentables.

Por último otra conclusión de la que partimos es que aplicando la Esperanza Matemática vamos a tener menos aciertos totales pero esos aciertos conseguidos van a ser de más calidad. Por tanto vamos a conseguir muchos fallos evitando aciertos pequeños y vamos a conseguir pocos aciertos de calidad.

La Quiniela como azar

Si rellenamos un boleto de quiniela al azar, las posibilidades que tenemos de acertar son realmente escasas. Si realizamos una jugada de una apuesta, nos costará 0,50 euros sellarla. Pero la cuestión es, ¿Qué posibilidades tengo realmente de acertar?

La respuesta es poco alentadora. En teoría, la probabilidad de acertar el premio de primera categoría (14 aciertos), es de 1/(3^14) = 0.0000002 puesto que el número de combinaciones posibles es de: V 3,14 = 3^14 = 4.782.969

La probabilidad de acertar un premio de Pleno al 15 (15 aciertos), es de 1/(3^15) = 0.000000069 puesto que el número de combinaciones posibles es de: 3^15 = 14.348.907

A la vista de los resultados, es obvio, que la opción más lógica es apostar por la Quiniela como una inversión y no como puro azar, siempre claro está, que se disponga del dinero adecuado para ello.

Estrategia para jugar

La temporada de Quiniela consta, normalmente, de 56 jornadas incluyendo jornadas de primera y segunda división, jornadas de Liga de Campeones, Jornadas de Selecciones, jornadas de fútbol internacional, y Europa League, y por último, jornadas de Copa del Rey. Además debemos tener en cuenta que hay jornadas que se celebran durante la semana, y jornadas que se celebran en fin de semana.

Las jornadas que mayores premios reparte la Quiniela, son las jornadas de fin de semana, por varios motivos, mayor tiempo para validar las apuestas, mayor tradición de juego, mayor tiempo para ver los resultados, etc, etc.

Pero no todas las jornadas de fin de semana tienen premios similares. Hay jornadas de Copa del Rey, jornadas de selecciones, incluso jornadas con partidos exclusivamente de segunda división que se celebran en fin de semana y que obtienen una recaudación menor y por tanto reparten menores premios.

La estrategia correcta a seguir para rentabilizar al máximo nuestra inversión, depende del volumen de la misma, aunque es lógico pensar, que si nuestra inversión es limitada, debemos jugar en jornadas con mayores probabilidades de premios (jornadas de primera y segunda división), seguido de jornadas de selecciones nacionales, Jornadas de liga de campeones, jornadas de segunda división, jornadas de fútbol internacional, y por último jornadas de copa del Rey.

Herramientas para rentabilizar La Quiniela

Lo primero que necesitamos para una inversión racional en Quiniela es disponer de unas herramientas adecuadas. Las combinaciones se pueden realizar manualmente, si bien, este trabajo es imposible si se realiza una inversión medianamente elevada. Club1X2 utiliza en este sentido medios informáticos muy avanzados con algoritmos propios elaborados a lo largo de nuestra experiencia en la elaboración de peñas de azar y deportivas.

Una vez se disponen de las herramientas adecuadas, el siguiente paso es realizar un pronóstico subjetivo en base a nuestros conocimientos futbolísticos, en base a la estadística de la temporada en curso y de pasadas temporadas. Hay multitud de 120 pronósticos diferentes de combinaciones con fijos dobles y triples.

Desde el modelo más simple (14 signos a fijo), hasta el modelo más complicado 14 signos a triple hay diferentes combinaciones de fijos, dobles y triples que es importante elegir bien. En nuestro Club1X2 elegimos nuestras combinaciones de:

  • 14 signos a triple
  • 13 signos a triples + 1 signo a fijo
  • 13 signos a triples + 1 signo a doble
  • 12 signos a triple + 2 signos a doble
  • 12 signos a triple + 1 signo a doble + 1 signo a triple
  • 12 signos a triple + 2 signos a fijo

La elección depende de lo que queramos asegurar. Cuanto más queramos asegurar, mayor inversión necesitaremos para garantizar premios, una vez aplicada nuestra reducción final.

El siguiente paso es filtrar todas las combinaciones de nuestro pronóstico subjetivo. Existen multitud de variables para eliminar las combinaciones que vamos a desechar. Utilizamos toda clase de datos históricos de quinielas de la presente temporada y de temporadas pasadas. Podemos utilizar la variable «Variantes» ya que el 95 % de las jornadas tienen un número de variantes comprendidas entre 4 y 10. De esta forma, podemos descartar todas las combinaciones que no cumplan con nuestra condición. otras «variantes» son las variantes seguidas, las parejas, los tríos, etc. También podemos determinar las probabilidades de acierto en cada categoría en base a datos históricos y en base a datos actuales de pronóstico.

También podemos realizar un filtrado adicional utilizando la esperanza matemática que nos permita un análisis de la rentabilidad para cada partido descartando aquellas combinaciones que no son favorables en términos de coste/probabilidad.

Por último, y para el caso de que nuestra inversión no nos permita cubrir las combinaciones que tenemos en base a los pasos anteriores, podemos recurrir a hacer una reducción matemática para alcanzar premios menores y seguir teniendo posibilidades de acierto sobre premios mayores, bastante aceptables.

Datos generales

Los datos oficiales nos muestran la mejor manera de jugar a la Quiniela; Sólo el 16% del dinero invertido en la Quiniela proviene de grandes peñas, pero obtienen el 85% de los premios, y el 98% de los plenos al 15.

La Quiniela de Fútbol no es un juego puro de azar, sino más bien un juego de lógica deportiva que impide que los resultados se igualen en porcentaje de aparición.

La forma más lógica de jugar a la Quiniela es mediante un Club o Peña, que nos permita realizar una apuesta intermedia o elevada, para obtener de esta forma, una importante rentabilidad a nuestra inversión.

Los pronósticos de la Quiniela más rentables a medio y largo plazo, son los que no son los más probables ni tampoco los que de forma conjunta son los más improbables.

Se debe disponer de un buen método matemático y estadístico para elegir las combinaciones, maximizando la esperanza matemática y desechando las combinaciones con probabilidad de obtener premios menores.

Una buena filosofía es apostar en contra de lo que apuesta la inmensa mayoría y en pronósticos en los que su probabilidad conjunta no sea demasiado baja.

También debemos tener suerte, ya que no falta este componente en el resultado de un partido de fútbol. Pero en lo que respecta a la hora de elegir nuestro pronóstico y las combinaciones que vamos a jugar, debemos tener presente que «la suerte solo es el meditado análisis de todos los detalles y cuanto más trabajemos, más suerte tendremos.»

© 2019 Lotalia Sistemas SL - CIF: B23331317 - Todos los derechos reservados - ESPAÑA . Club1X2 cumple la legislación vigente en materia de Protección de Datos y Comercio Electrónico.

}